.......................Piensa globalmente y actúa localmente
................................(proverbio altermundista)

lunes, 20 de agosto de 2018

Celebración dos nacidos en 1958. Sesenta anos despois, aquí estamos!

Grupo oficial dos celebrantes
(Foto Francisco Bouza)



  No niño novo do vento
hai unha pomba dourada,
  q
uen poidera namorala!
         meu amigo!
  

A voz vibrante de Antonio Carrodeguas saía do Galaripos enchendo na madrugada do pasado sábado, 18 de agosto, o Cantón coa música de Luís Emilio Batallán ("Aí ven o maio", 1975) e a letra da poesía trovadoresca de Álvaro Cunqueiro –efímero ortigueirés-. Pero vaiamos ao principio.
Convocados con procedimientos máis informais que na celebración dos 50, alá por 2008, un grupo de orteganos reunímonos para pasar un rato agradable, reirnos dos nosos males e para criticar ao goberno, como dicían Tip y Coll. O programa marcaba como punto de reunión a praza de Isabel II, ao lado das escaleiras míticas da Igrexa, ás 8 da tardepero chegan ao grupo de guasap mensaxes de que algúns (Lourdes e Ricardo) irían directamente ao restaurante, que outros aínda regresaban dun paseo por Morouzos (Loli Torres e Nano), mentras Fina  pedía confirmación da hora... co que por aclamación se retrasou o comenzo ata as 9.
Grupo de cumplidores e parellas.
(Foto: Francisco Bouza)
No Galaripos (Foto: Toñito)
E alí estaban a esa hora, sentados nas mesas exteriores do Galaripos xa a mitade do grupo. Sentados, si, que xa vamos polos 60 anos e as pernas pesan. Un grupo, claro, menos numeroso que en 2008; se daquela éramos 30 -máis 19 acompañantes- no rito da celebración que promovera Enrique Caula en 1967, nesta ocasión acudimos 21 -máis 8 acompañantes- pero con ánimo decididoAlí estaba Luvi Beceiro que en 2008 non puidera asistir polo tráxico e mortal accidente de Francisco, o seu marido. Tamén acudiu como novidade a cumplidora Carmen, co seu marido Sebo da Sala de Festas, decano por idade dos alí reunidos.
No Galaripos (Foto Toñito)
Fagamos diagnóstico decarase anatomías: estado xeral bo, incluso moi bo! Xa a parte masculina canosa, como a perilla de José Luis Fojo e algunha alopecia nada disimulada, como a de Santiago Sierra; mentras as representantes femeninas, sempre moi lucidas e estilosas, con Mary Camiña como única con pelo branco

foto de grupo foi efectuada por un espontáneo -Francisco Bouza- que paseaba por alí, e que tal vez puidera unirse ao noso grupo, o dos nacidos en 1958, do que se librou só por nacer só 16 días despois. Primeiro a foto dos celebrantes, e despois tamén cos acompañantes... nas que non puideron entrar Lourdes Ricardo, nin Patropero sí Alfonso Bouza e Amalia, que a pesar da lonxanía da súa casa chegaron a tempo in extremis. Todo baixo a atenta e respectuosa mirada do grupo dos que celebraban -se se pode dicir así- o seu 51 cumpreanos, acuartelados na zona superior da praza, nos dominios do Pub Paralaia, onde aínda resonaban os acordes de inspiración céltica de Harmonica Creams, o fenomenal grupo xaponés que marabillou no concerto do dia anterior. Celebrar os 51Buenosinal de que o ano pasado tiveron buen rollo (?!).
No Galaripos (Foto Toñito)

Cumplida a liturxia fotográfica, retornamos ao Galaripos e pouco despois subimos andando con paso firme ao restaurante Río Sor, saudando varios ao chegar ao titular do establecimento, Orlando, pola recentísima perda da súa muller, Mariluz, alma do Río Sor pola súa eterna sonrisa. 
No Río Sor (Foto Antonio)
Na longa mesa disposta situámonos tal cual íamos chegando, e compartimos o menú: salpicón e brocheta de langostinos (substituído por polbo á feira para unha alérxica ao glute) e logo o maioritario rape, eficazmente analizado o seu ADN polos de Espasante e tal vez polos asentados en Cariño. Uns poucos optaron polo entrecot, que non se diga que non lle podemos meter o dente nunha cea. Ribeiro e Rioja a discreción. Nos postres, Antonio -observado pola súa inseparable Marta P. Ojea- dirixiu unha breve alocución ponderando o evento, e felicitándose de que todos os que cumpriran 50 en 2008 seguían por este mundo. Todos os que cumpriran, sí... porque dos acompañantes xa non está entre nós o poblado mostacho e a sonrisa franca de Antonio Sánchez, o marido de Marta García-Armero.
No Río Sor (Foto Antonio)
Pouco quedou da comida, servida–tras un retraso inicial-con axilidade por Nina, a camareira brasileira, polo que tras o postre algún café -cuidado coa hipertensión- máis algún chupito furtivo rematamos o condumio tras pasar por caixa, depositando en Marta o labor contable e de pagamento. Porque sí, de hipertensión doutros achaques fomos falando na cea, refección que ten a vantaxe de non ser momento habitual de consumo de medicamentos, o que nos libera da ingrata imaxe de levar as pastilliñas (colesterol, hipertensión, azúcar...) que todos tomamos polas mañás; ha ha! pois sí, pero aquí estamos!.
Fin de festa no Galaripos
(Foto XMª Torres)
Trasladados ao Galaripos, alí tiña montado xa Antonio -coa autorización de Toñito- o amplificador e equipo de música, atacando a guitarra aos poucos momentos de chegar, cando debían ser xa a unha da madrugada. Agradables sons sesenteiros -incluído o clásico"Que pasará, que misteriohabrá, de Raphael, que aínda trunfa en calquer celebración- que animaron a cantar a máis da mitade do grupo; outros, menos animados, ocuparon sendas mesas no exterior das que non se moveron en toda a noite, nin bailaron despois a música discotequeira con que nos amenizou Toñito cando o repertorio e a voz de Antonio comezou a flaquear.
Programa oficial do evento
Pero entre cervexas, gintonics e similares, algo de baile –Nano destacaba, tal vez por que se decidiu, nesta ocasión, a catar bebidas espirituosas- e Xosé Mª Torres uníase, mentras Jose Carlos Losada e Lolita vixiaban o panorama por se había que acudir en auxilio de Mary Camiña que momentáneamente abandonara o seu báculo; tamén bailaban CeliaMaría José, Lourdes, Amalia... 

Pero a noite avanzaba e algunhas unidades ían marchando: Maricén, Ana Escudero, María e Rafael, Marta, Loli Torres, Fina... mentras un grupo de irreductibles: José Luis, Moncho, Sebo, Alfonso, Ricardo, José María Noguerol e Paloma… analizaban a actualidade e recordaban anécdotas mentras trasegaban -Ana, pónnos otra!- algún brebaxe para refrescar a calor da noite ortegana.
Agardamos ata o final. Eran as 4, tocaron retirada, e dixemos felices e contentos: que nos quiten lo bailao!

---



lunes, 4 de junio de 2018

Muerte de un profesor: Jado




Hace unos días fallecía Eduardo Iribarnegaray Jado, profesor -ya jubilado- en la facultad de Farmacia de Santiago durante décadas. Llevaba varios años luchando contra un cáncer de pulmón. La verdad es que a lo largo de nuestras vidas tenemos -a veces disfrutamos, pero a veces sufrimos- a profesores que marcan nuestra existencia. Los del colegio, los maestros, son seguramente aquellos que recordamos con más cariño: su imagen nos traslada a una infancia (casi) siempre feliz. Los de la educación secundaria se recuerdan de otra manera; coinciden con nuestra adolescencia, con la afirmación de nuestra personalidad, que nos lleva a mirar con desdén a todos lo que nos rodean, padres y profesores incluidos. Los de la universidad son otro mundo; casi una raza superior, en especial los que alcanzan los más altos reconocimientos académicos, algunos de los que se jactan de ser diferentes del resto de los mortales.
Eduardo Iribarnegaray Jado, o simplemente "Jado”, era profesor universitario, y catedrático, pero no pecaba de esa arrogancia. Había nacido en Santander (en 1946) -por cierto en una familia, los Jado, de cierto abolengo en la provincia montañesa- pero su primer apellido hacía que muchos alumnos le atribuyesen un origen vasco; poseía sin embargo, como cántabro, un rasgo común a los vascos: la franqueza y el estilo directo; lo hacía, eso sí, con ironía, rozando el sarcasmo, sin retóricas ni distancias profesor-alumno; todo ello en el curso 79-80 que fue cuando lo conocí como docente de Técnicas Instrumentales; una época en la que un profesor en nuestra facultad podía llegar al aula precedido -como si fuese un faraón egipcio- por un bedel que le transportaba e instalaba momentos antes el proyector de diapositivas.

Lo recuerdo dando clase, siempre enseñando con claridad, el pitillo en la boca y un flequillo ladeado, que conservó siempre, dándole en su madurez un cierto aspecto juvenil. Debió de ser un estudiante brillante, pues en poco tiempo escaló las primeras posiciones de la carrera académica; desconozco cual fue su faceta como investigador, pero sospecho que donde realmente disfrutaba era en la docencia; allí no pasaba desapercibido; uno sabía que con Jado la clase sería cualquier cosa menos aburrida; sus frases y expresiones, hoy recopiladas en una de esas webs de internet, eran típicas; veamos una de ellas:
El aire está compuesto de un 21% de oxígeno y un 78% de nitrógeno; hay más cosas como dióxido de carbono, hidrógeno, gases nobles y bueno... ¡el perfume de las mujeres!
¿Misoginia? Sería mucho decir en una facultad con predominio absoluto del alumnado femenino. Llamémosle sorna, o mordacidad incluso, que practicaba libremente, sin ambages, pues despreciaba lo politicamente correcto, si bien con algún deje conservador. Jado se dirigía a todos los alumnos, claro, pero uno percibía que sus preferidos eran los brillantes y los torpes; a los primeros los alababa y a los segundos los fustigaba, sin caer en la crueldad; a los que transitábamos por la medianía, yo creo que nos ignoraba olímpicamente; todo ello en el aula, pues en la distancia corta tenía otro trato, algo más afable, cuando íbamos a su despacho, al departamento de Físico-Química.

Otros dos profesores: Fonseca y Gómez-Ulla
Un departamento, por cierto, que contaba en aquella época con otros dos profesores a los que hoy quiero recordar, pues también han fallecido: Fonseca y Gómez-Ulla. El primero, Juan-Miguel López Fonseca, asturiano, alto, desgarbado, fumador empedernido, brillante   e iconoclasta... y fallecido hace unos meses; el me adentré en los arcanos profundos de la Físico-Química, una asignatura temible.
El otro, Alejandro Gómez-Ulla Álvarez, compostelano de apellido con tradición en la capital gallega, que en un quiebro poco habitual, a mediados de los años 80 se cambió de área de trabajo hacia Galénica; fallecido hace ya varios años, su claridad expositiva era proverbial, y sus clases de Física, abarrotadas en mi época, estaban llenas de estudiantes de otros grupos;
con el aprendí -y nunca olvidé- los secretos del efecto Magnus, del efecto que dicen los comentaristas deportivos, ese curioso fenómeno que sufren en el aire los objetos en rotación que hace que un balón del fútbol  describa -para desgracia de los porteros- una trayectoria improbable.
Mi recuerdo para estos dos profesores.
Termino otra vez con Jado, trascribiendo otra de sus frases, siempre imaginativas y algo ácidas
A ver, los que no han estudiado ni Física ni Matemáticas en Bachillerato, tienen tres opciones:
a) Estudiarse el temario de 1º y 2º de bachillerato de ambas asignaturas antes de la clase de mañana.
b) Irse a Derecho a pintar redondeles.
        c) Abrir la ventana y suicidarse, pero no digan que esta se la he dicho yo, que luego me tachan de malo.
Adiós, profesor Jado. A su familia, mis condolencias.

martes, 8 de mayo de 2018

Hepatitis C. La revolución de los pacientes

.


Este es el título de un libro que ha publicado Farmamundi y que se ha presentado el pasado 19 de  abril en Madrid en las Jornadas Europeas de Eliminación de la Hepatitis C que organizaba la Plataforma Española de Afectados.
Lo publica Farmamundi, una ONG sanitaria de la que soy miembro y que defiende el acceso a los medicamentos básicos en cualquier parte del mundo, España incluido. He sido uno de los coordinadores del libro, conjuntamente con Quique Costas, portavoz de la Plataforma Gallega de Afectados por la Hepatitis C, entidad con personalidad jurídica propia. La obra está estructurada en tres partes:
a) Hepatitis C, con 3 capítulos dedicados a la propia enfermedad (historia y epidemiología), al virus (subtipos y distribución) y al acceso a tratamientos a nivel mundial.
b) Tratamiento, con 4 capítulos; uno dedicado a la evolución de los tratamientos, a fecha de hoy un amplio arsenal, otro dedicado a Raymond Schinazzi, fundador de Pharmasset la empresa que descubrió el sofosvubir, otro sobre la patente de este fármaco y otro sobre la farmacoeconomía y el problema de los precios
Ángel Sanz, el autor de este blog, Quique Costas,
Germán Velásquez y Santiago Cuéllar (de izqda a dcha.).
Foto PLAFHC
c) La administración y los enfermos, compuesta por 2 capítulos, uno que relata con un título sugerente ("Cuando los pacientes cambiaron las políticas") la lucha que desarrollaron los enfermos en 2014-2015 y que sigue en parte y otro que extracta el plan de la hepatitis C de 2015 y que incluye una actualización de 2017.
Los autores son 9 personas, además del que suscribe, a las que agradezco su generosidad y dedicación para que este libro haya sido realidad.

Todos los autores son expertos en su campo, pero sin faltar al respeto a ninguno de ellos, me permito destacar por su autoridad y reconocimiento internacional al único que no es español, Germán Velásquez, colombiano y doctor en Economía por la Sorbona, que describe el problema del acceso a los nuevos medicamentos contra la hepatitis C en todo el mundo. Germán tiene una  experiencia de casi 30 años en la OMS, en el Programa de Medicamentos Esenciales y en el organismo The South Centre, con sede en Ginebra, y al que pertenecen más de 50 países del mundo en desarrollo. El año 2015 Germán  fue nombrado Doctor Honoris Causa por  de la universidad Complutense de Madrid, a propuesta de la facultad de Medicina, en la que es en la actualidad titular  de la Cátedra Farmamundi.

La dificultad en el acceso a los medicamentos básicos es un problema que según la OMS tiene un tercio de la población mundial; dado que esta supera ya los 7.100 millones de personas, quiere decir que hay casi 2.500 millones de personas para los que los medicamentos básicos y la curación de enfermedades hoy casi banales en el mundo rico es un sueño para mucha gente desfavorecida de África, Asia, América y la propia Europa. Pero el ejemplo de la hepatitis C nos muestra que incluso para gente que pertenece a las clases favorecidas del mundo rico son incapaces de afrontar los más de 80.000 dólares que cuesta el tratamiento en EEUU o los más de 40.000 € que cuesta en algunos países europeos; y este problema de incapacidad de acceder a un medicamento se está viendo acrecentada con el precio de los medicamentos y terapias novedosas contra enfermedades como el cáncer.
De dcha a izqda: Ángel Sanz, Santiago Cuéllar
y el autor del blog

Véase el reciente ejemplo Kymriah, una terapia génica de Novartis aprobada por la FDA estadounidense  y la EMA europea, cuyo coste supera los 475.000 dólares por tratamiento, un precio estratosférico.
No es fácil definir por si sólo lo que es un "medicamento caro", y sobre esto habla Ángel Sanz en su capítulo, pero lo que si debe de estar claro es que el derecho a la salud o más exactamente el derecho a los medicamentos esenciales (no estamos hablando de medicamentos contra la alopecia o la disfunción eréctil) debe estar por encima de los acuerdos comerciales, las patantes o el beneficio de las empresas.

Los que quieran adquirir el libro, que se vende al precio de 15 € (i.i.) más 6 € de gastos de envío, puede hacerlo en la tienda solidaria de Farmamundi, en concreto aquí.