.......................Piensa globalmente y actúa localmente
................................(proverbio altermundista)

martes, 27 de diciembre de 2011

Prótesis de silicona y empresas delincuentes




Si el fraude de las pulseras Power Balance no es más que un engaño sin consecuencias sanitarias, lo de estos días tiene mucha peor pinta. Se trata del posible fraude por el uso de geles silicona de baja calidad en prótesis para implantes mamarios. La casa presuntamente responsable es Poly Implant Prothese (PIP), cuya sede central está en La Seyne Sur Mer, localidad del sudeste de Francia.
El comportamiento delectivo sigue los patrones de otros escándolos industriales conocidos en la historia: ante la carestía de los productos de primera calidad se recurre a materiales de baja calidad, o producidos en lugares con escasos controles de calidad, y en todo caso, mucho más baratos.
Este parece ser el caso, según se relata, por ejemplo, en esta web especializada en cirugía estética.

La verdad es que conociendo los escasos controles sanitarios que hay en China, lo que origina una y otra vez problemas con productos de todo tipo allí fabricados (véase pasta de dientes, zapatos o juguetes), pensar en medicamentos o productos sanitarios de origen chino es para echarse a temblar.

El riesgo apreciable en este uso fraudulento es un mayor riesgo de roturas y las complicaciones derivadas de ello. Por ello, las recomendaciones de las autoridades españolas (AEMPS) son que las mujeres que tengan dichos implantes o crean tenerlos, es que deben acudir a revisión a su cirujano para evaluar los riesgos y las alternativas que tienen.

Se estima que en Francia entre 35.000 y 45.000 mujeres han recibido un implante de este tipo tanto en operaciones de cirugía estética como reconstructiva. Con el objetivo de abaratar costes, la empresa fabricante compraba el material con el que están recubiertas las prótesis en China, pero afirmaba utilizar otro de mayor calidad. En España no hay cifras cuantificadas, pero posiblemente sean decenas de miles.

Todo ello nos hace confirmar la necesidad de que en este mundo globalizado se refuercen los controles de aquellos productos que pueden influir en la salud y en especial los medicamentos, productos sanitarios y alimentos.

No hay comentarios: