.......................Piensa globalmente y actúa localmente
................................(proverbio altermundista)

martes, 19 de abril de 2011

Sin medicamentos en el mundo rico




De un estudio sobre 100.000 familias españolas que están bajo el umbral de la pobreza, el dato que traemos aquí es el de que 53.000 familias ya no pueden comprar fármacos para luchar contra sus enfermedades. Es decir, la mitad de las familias españolas pobres no pueden comprar los medicamentos que necesitan.

Los datos proceden de la Fundación FOESSA, surgida de Cáritas Española, que realiza regularmente estudios sociológicos en la población de nuestro país. Uno de estos estudios, Informe sobre la pobreza infantil en España, ha sido realizado con la ayuda de la Fundación la Caixa.

La familia tipo es aquella compuesta por 3 miembros, 2 adultos y un niño. Si los ingresos totales son inferiores e 14.000 €/año, estamos ante un caso de pobreza relativa. Si son menores a 7.000, se califica como pobreza severa. Siempre en España.
Pero la conclusión que más destaca el medio que nos ofrece la noticia, El Mundo, es que "La mitad de los pobres no pueden comprar medicinas". Un titular que hace reflexionar a aquellos que estamos en el entorno del medicamento, y que habitualmente pensamos que la prestación farmacéutica del sistema nacional de salud español es eficaz y que llega a todo el mundo. ¡Pues no! Si los pobres no son jubilados, es decir, si tienen que pagar algo por sus medicinas (entre el 10 y el 40%, según el medicamento), dejan de comprarlas por no tener recursos.

Una conclusión que nos debe hacer ver la necesidad de incorporar sistemas más eficaces de protección social en situaciones de pobreza clara desde la consideración de que el acceso a la salud es uno de los derechos más básicos de la persona. Y pensar que si aquí en España sucede esto, que no sucederá en otros países delllamado Tercer Mundo, en cuyo favor trabajan las ONG de desaroollo y acción humanitaria, con campañas en favor del acceso a medicamentos, como FARMAMUNDI y Médicos Sin Fronteras.

No hay comentarios: